Una reverencia al arte del tiempo

Las antiguas tierras del Reino de León, con sus vientos gélidos en la profundidad del invierno y veranos bochornosos, cincelan el temperamento de unos vinos con fuerza y distinción. Les dan su carácter las viejísimas viñas centenarias de baja producción, custodiadas con celo y cosechadas a mano.

Sobre los suelos de grava, donde resonaron los cascos de caballería de los caballeros templarios, crecen racimos perlados de Tempranillo y de las variedades autóctonas Tinta de Toro y Prieto Picudo.

La cuidada producción de la bodega ofrece una completa variedad de tintos jóvenes con acordes de madera noble, complementados con la autoridad de crianzas elegantes, a la altura de las carnes asadas, los productos de matanza y las ricas legumbres de la tierra.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas