El genio con paladar de seda

Abrazadas a la tierra caliza de los campos de Borja, resisten las cepas añosas los paseos furiosos del cierzo. El viento marca el carácter de las viñas ante este fenómeno que se escucha y se siente, a veces con fuerza de huracán, pero no se ve. En el imperio de la Garnacha, cada uva contiene ese pundonor de resistir a los fuertes contrastes de temperatura y la sed de los suelos.

Los clérigos extendieron las vides hace siglos por las faldas del Moncayo, donde se cultivan a distintas altitudes. Todo el nervio y frescura concentrado en los racimos con el paso de las madrugadas, se manifiesta en los vinos intensos y afrutados.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas