La esencia escarlata de la tierra

En el terreno fronterizo donde se deja atrás el Levante marítimo y se encara la horizontalidad de La Mancha, prosperan los racimos de Garnacha Tintorera y Monastrell. Como por encantamiento, ya que los viñedos viejos parecen querer estos suelos calizos de baja fertilidad, sufridores de escasas lluvias. Situados a más de 700 metros sobre el nivel del mar, producen frutos concentrados que regalan un reventón de tonalidades, sabores y fragancias.

Por sus pedregales resuenan antiguas batallas, y aún más viejas cacerías que quedaron grabadas en cuevas. Sus vides mantienen la fuerza de los siglos. Los nuevos métodos han logrado combinaciones con la frescura de la fruta y las flores, pero la complejidad de su mixtura.

Sobre el predominio de la Garnacha Tintorera y su pulpa violácea, se hace notar la melosidad y fuerza de la Monastrell en los vinos de la bodega que los combina en sus entrañas.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas