Lagar da Condesa

No es raro que Julio Cortázar dejara escrito su deseo de volver a las Rías Baixas a "arborizar". Esta tierra de lírica galaica, de peregrinos, piedras ancestrales y aguas termales abriga el campo de viejas cepas de albariño que produce nuestro blanco más refinado.

Nuestra uva autóctona brota de suelos arenosos y graníticos, pero porosas con las frecuentes lluvias. Las viñas miran al cielo por el sudoeste, en plegaria al sol que madura los racimos. Con el rumor cercano del río Umia y su cascada, se recolecta a mano la uva justo cuando concentra todo su carácter varietal.

En una bodega de piedra, al estilo de los pazos gallegos, se elaboran nuestros vinos, sedosos y de redonda complejidad para degustar con o sin mantel, su persistencia de aromas y una untuosidad que los distinguen de otros blancos. La sensación de plenitud frutal perdura como una melodía pegadiza.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas