El abrazo a la matriarca del vino

Del corazón de la Rioja Alavesa nace el proyecto más entrañable de la familia Gil. Rosario Vera no es una bodega cualquiera, sino la forma de recordar a la madre y confundadora del sello familiar hace más de cien años. Sus vinos son un gran abrazo de hijos y nietos a la mujer que estuvo donde empezó todo y luchó contra vientos y adversidades por amor a su tierra y a su familia.

Sus descendientes han elegido para rendirle tributo una de las zonas vitícolas más famosas del mundo, próxima a la Sierra de Cantabria. Las viñas Rosario Vera, algunas con más de medio siglo de antigüedad, palpitan en estos parajes de dólmenes, fábulas y murallas medievales. De esa atmósfera, nacen sus tempranillos más vivaces, que liberan en cada sorbo una cascada de recuerdos y sorpresas.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas