Para detenerse a disfrutar el instante

Flor de Goda atrapa al primer sorbo con su arrebol carmín y violeta. Su cata envolvente y sedosa, con un velo de cacao y regaliz, mejora cualquier mesa de carnes o pastas. Con varios meses en roble francés, Godina y Morca se convierten en una sensación de cerezas maduras y especias. El largo final apremia a detenerse y retener el instante.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas