Besos a seis grados

Una copa de Arindo, el blanco joven y floral de Rueda, fácil de querer desde el primer paladeo, casa con los pescados azules, ahumados y escabeches. Entre robles y enebros, sobre las piedras de esta parada de trashumancia, envejecen el Shaya y el Shaya Habis para adquirir el brillo dorado y la prestancia aristocrática de las barricas. Uno desea entretenerse en este beso de seis grados de temperatura.


Ésta página utiliza cookies propias y almacenamiento local para facilitar el uso de nuestra web. Si continua navegando, supone la aceptación de nuestra política de cookies. Tenga en cuenta que si las desactiva no podrá utilizar nuestra tienda.

Acepto el uso de cookies técnicas